No me gusta el mar

No me gusta la inmensidad del mar, refleja la soledad de mis entrañas con su cálido cambios de humor y sus mundanas acciones.
Ni me gustan sus noches candentes; ni su sinuoso trajín de olas y marejadas obscenas de mujeres descarnadas con su sexo grabado en mi boca.
Yo tuve amores que ahora viven ahí, que cada que la marea baja dejan al descubierto sus muslos de sal y de coral. “Bienvenido” escrito en sus cuerpos deletrea con ansias mi pasión, por eso, no me gusta el Mar ni su soledad.
Muchos muertos me escupen sus playas, poca vida exhalan los cuerpos, pláticas inconclusas que no nacieron me gritan al aire, rugidos de voces escupen a mi alma y cuántos silencios trazados com palabras no dichas en mantos nocturnos me dejaron.

Porque me engancho en su i fi ta red de besos salados y miradas que ensordecen la razón Por eso nunca me enamoro del mar, ni de ojos verdes ni orientales ni de mar. 

Mi navegar se quedo en aguas mansas, sigilosas y dulces, terciopelo cristalino, cerradura de una puerta que abre mi remo a sueños desvelados. Nunca el mar necesito mi remo para ser mar, ni mi barca para ser tormenta, por eso no le merecí dar opinión de por qué amaba al mar.

Por eso no me gusta e

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s