Perdí la magia de escribir, ya no brotan las palabras con soltura como antes. Quizá se cansaron de ser muchas y no decir nada, quizá la puntilla nunca fue tan creativa como lo pensé. Lo cierto es que ya no brotan de la nada, ni en mansos arrolluelos, ni en ríos desbocados, ni de tinterillo aprendiz, mucho menos de talante fugaz.
A dónde pararía la inspiración pérdida ¿en una mano más acertiva? ¿en ojos moros hambrientos de siluetas, motor de sus sueños? ¿En dónde dejé el hambre del poeta? ¿dónde incubadora de mis sueños te quedaste?
Ya las musas duermen cubiertas de cenizas y arena del mar, ni la luna de tus ojos ni las hadas de tu ayer me son familiares ¿dónde quedaste inspiración?
Lo mío sólo son ecos huecos de una mar monosílaba, una y mil veces, repitiendo el trinar de sus olas, una y mil veces lo mismo y lo mismo, unas pocas veces el barullo de otras cosas. Ya no hay aves que canten tu cuerpo florido, ni amaneceres dibujando tu sexo; todo se incendio con palabras sin aura e inertes que dibujan muertos bajo una luz brillante y colorida, que no por destellar mil estrellas en luna romancera parará.

image

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s