Arrastre

Arrastre de pies después de medio camino andado, a veces flaqueo, a veces al pairo me veo. Contratiempo me apresuro a ganar minutos perdidos, segundo a segundo, duplico el rendimiento de los pasos dados, ya con tobillos cansados, ya con la vida de lado.
No me detiene el aire que falta, no me detienen tu ausencia que mata, no me detiene la vida prestada, no me detiene tener solo nada.
Arrastro en mis pies un alma de guerra, que firme o tambaleada, recoge mis alas de plano dobladas y de tu ausencia imgregnadas.

Sin conciencia se mueven dos piernas y el firme sendero revive mil deseos de abrazarte, tenerte y esculpirte, en trozos de hojas donde tu marca subsiste.
Hambre y cansancio ya rondan, como buitres acechando; veredas sin rumbo apremian a no perder la luz que se extingue, palpitante, moribunda, de mil formas que persisten en tu imagen que dejaste.

Cuánto durará la estancia en estos llanos sin reflejos de tus ojos ausentes y de nuestras vidas distantes, tiempos perdidos en un tiempo que me diste y que frágil junto con mis manos en mi mente.

El tiempo pasará y el remanso de tu pelo me cubrirá, dándole a mis alas mil motivos para soñar, ya en tu cuerpo sin pudor o en hierba reposar sin vestido que arrojar. Mitigado de cansancio, con heridas que sanar, levanto vuelo tambaleante con tu aroma en mi existir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s