Murmullos en Tokio

Prefiero los silencios a los murmullos. Esos silencios que matan a la lengua fácil, a la palabra sin mensaje. Anhelo el cielo estrellado naciendo en el fuego del poeta y no a la exactitud de su nacimiento en las voces de la ciencia.

Se puede decir mucho cuando la cabeza es atrabancada, veloz, rapaz.. decir “te quiero”, se hace con facilidad. Juego de palabras donde sólo uno gana.

Por eso deambulo como muerto sin palabra, como tierra árida sin voz ni lluvia que consuele; esperando el momento de levantar el vuelo en las alas de un carbón que engendre frases cortas frases largas. Por eso, por efectos de la luz de los “te quiero” que de mi boca no se exhalan, el día que así lo digan estos serán vestidos de gala.

Ahora el problema es que ya no quiero escribirte con las letras que pueden vestirse de oro y hiel. Ahora quiero vestirte con besos que te hablen de lo que quiero hacer con tu piel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s